La República Socialista de 1932.

A las afueras de La Moneda el 12 de Junio de 1932.

Mujeres preparando ollas comunes, 1932.

Marmaduke Grove, líder de la República Socialista de Chile de Junio de 1932.

El siguiente texto fue escrito por el historiador Patricio Mason (Master en Historia de la Universidad de Toronto). Fue publicado por el periódico El Popular en Junio de 1991 (p. 5). Fue titulado: A 59 Años de la República Socialista de 1932.

Uno de los hechos más ignorados de la historia política de nuestro país es que entre el 4 y 16 de junio de 1932 existió en Chile –al menos en la intención de sus gobernantes- una república socialista. Casi 60 años después, este capítulo de la historia chilena no se enseña en ninguna escuela ni está en ningún libro de texto, ni siquiera como un simple hecho histórico. Son pocos los que lo conocen y menos aún los que podrían definir en qué consistió. Sin embargo, basta conocer una sola de sus consecuencias, la fundación del Partido Socialista de Chile menos de un año después para darse cuenta de que este hecho oscuro e ignorado merece ser más conocido, especialmente por la izquierda socialista que se identifica con el legado político que dejó tras de sí. La Proclamación de la República Socialista en la mañana del 4 de Junio de 1932 no es una anécdota ni uno entre varios golpes de Estado, como la han caracterizado algunos historiadores.

Los seis grupos de pensamiento socialista que tomaron el poder ese día estaban motivados por el legítimo propósito de introducir cambios fundamentales en un sistema semicapitalista con una gran carga de feudalismo que, a su juicio, había demostrado su fracaso y entrado en la mayor crisis de su historia. A grandes rasgos, el marco que explica 1932 es la aparición y posterior caída de la industria del salitre en el Norte Grande, donde por primera vez se organiza una clase obrera como tal; es la Primera Guerra Mundial, de la cual emergió la Unión Soviética como primer Estado de trabajadores al tiempo que los imperios alemán, inglés, francés y ruso se derrumbaban y el capitalismo parecía agotado; es la gran depresión económica de 1929, donde la caída del mercado de valores en Nueva York causó el descalabro de la economía de muchos países dependientes, incluyendo a Chile, donde la crisis económica se convirtió rápidamente en una crisis política generalizada que la clase dominante no pudo controlar.

La proclamación de la República Socialista fue, en rigor, el resultado de una acción de tipo conspirativo encabezada por personas que, representando el pensamiento más avanzado y progresista de la época, no tenían suficientes lazos con el movimiento popular ni contaron con el respaldo de los entonces diminutos sectores de la clase obrera organizada. Su programa de gobierno, sin embargo, y las pocas medidas que alcanzaron a implementar en 12 días, constituyeron la primera vez que un grupo político daba respuestas coherentes y globales a los graves problemas de la sociedad chilena. Entre los anteriores estaba la nacionalización de los recursos básicos, la igualdad de la mujer, el voto de los analfabetos, la expropiación de las empresas improductivas, el impulso a la educación y la cultura, la apertura de relaciones con todos los países, el derecho a la sindicalización y muchas otras de similar alcance y magnitud. Los decretos leyes que promulgó la República Socialista, no sólo tuvieron efecto inmediato y beneficiaron a muchos, especialmente los más desposeídos, sino que permanecieron vigentes en la legislación chilena y sirvieron de base jurídica para muchas de las medidas que implementó el gobierno de Salvador Allende. Han transcurrido 59 años de la República Socialista, y sus postulados siguen siendo tan validos como entonces. Mientras no se resuelvan definitivamente los problemas de las grandes mayorías y siga sin respuesta el hambre de justicia social, seguirán estando vigentes las ideas que plantean que la riqueza de un país no puede ser monopolio de unos pocos privilegiados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s